BIenvenido a

My CMS

Home / Reflexión y Análisis / Marketing de Eventos

Marketing de Eventos

En estos primeros textos de investigación del blog, la intención y los objetivos son posicionar al Protocolo en el lugar que le corresponde y mostrar el status que ocupan o deben ocupar los eventos dentro del Marketing y rol que desempeñan. De esta manera, en el primer post se hizo una declaración de principios sobre Protocolo, Eventos y Marketing y una defensa de los mismos.  En el segundo se estableció la diferencia existente entre Protocolo y Relaciones Públicos. En este tercero, el objetivo está claro, apostar por el Marketing de Eventos.

La propuesta que se lanza desde este blog es la de defender y apostar por una estrategia de Marketing que aglutine a todos los eventos, o sea, un Marketing de Eventos. Es necesario que exista una estrategia de Marketing que abarquen todas en las acciones que se pueden con los eventos –organizar y financiar–, en todos los tipos de eventos y de todas las posibles relaciones que puedan existir entre ambos.

 

Razones

En cuanto a las razones para defender que los eventos debe tener su propia estrategia, se va a ofrecer desde cuatro perspectivas: desde el Marketing, las empresas y los propios eventos y las ciencias afines.

Marketing

Los Eventos forman parte del Mix de Comunicación de Marketing, integrada por la Publicidad, las Relaciones Públicas, Fuerza de Ventas… Existe una perfecta conexión entre Eventos y Marketing. La grandeza de los eventos en unión con el Marketing es que los eventos pueden conseguir aquellos objetivos propuestos por el Marketing. Los eventos son una excelente herramienta de Marketing para llevar a cabo sus estrategias y acciones.

Empresas

Las empresas –grandes y pymes– en su búsqueda de nuevas fórmulas, mejores y más eficaces, para llegar a su target, han apostado por los eventos. Éstos son junto a Internet y RRSS  los únicos integrantes del Mix de Comunicación en los que las empresas han aumentado su inversión en el presupuesto destinado a comunicación.  Por lo tanto, las empresas han aumentado el uso de eventos como herramienta de Marketing.

Por ejemplo. Empresas tan grandes y cool como Apple han optado por los eventos como medio de comunicación, hasta llegar a ser considerado la piedra angular de la estrategia, para informar sobre sus novedades. Todo el entramado comunicativo de la compañía de la manzana gira en torno al evento, haciendo una excelente combinación sinérgica con Internet y las Redes Sociales.

Eventos

Las características intrínsecas de los eventos hacen que se haya convertido en un herramienta con muchas posibilidades y muy a tener en cuenta. Existe una amplia variedad de eventos de los que elegir y si no se puede organizar y elegir todo. Tienen versatilidad  –y más si se organiza– todo se puede adaptar a las necesidades y objetivos de la empresa. También se pueden conseguir múltiples objetivos en un mismo evento. Y, por último, lo que más caracteriza a los eventos es el trato personal que se pueden tener con el público objetivo en él.

Ciencias afines

Los eventos tienen una relación sinérgica con otras ciencias afines al Marketing y a la Comunicación, como son las Relaciones Públicas, la Publicidad, Promoción, Coolhunting… En estas circunstancias se puede afirmar que los eventos son, en algunos casos, la herramienta que unen a estas ciencias con el Marketing.

 

Definición de Marketing de Eventos

Es una estrategia de Marketing que sirve de utilidad para los organizadores a la hora de llevar a cabo o financiar algún tipo de evento. Con el objetivo de cumplir objetivos y obtener beneficios para todos los protagonistas –organizadores, empresas financiadoras y de servicios, por supuesto, asistentes– que intervienen en el mismo. Consiste en desarrollar acciones en sus distintas fases, englobadas en una parte estratégica, otra operativa y, por último, una de evaluación.

Aquellas marcas que deseen llevar a cabo un evento tienen las opciones de organizarlo o de financiarlo. Todo esto depende de varios factores, tales como: el mismo tipo de evento, el presupuesto y el poder económico, el campo de acción el público objetivo, los objetivos, la imagen a transmitir… Por ello deben evaluar bien todas  distintas opciones existentes.

En las fases de un evento. La parte estratégica, en lo relativo al Marketing, es donde se define el evento, la Idea General que es lo que va a dar coherencia a los demás componentes: elementos, las actividades y la experiencia, establecer unos objetivos –junto con los de Marketing– fijar un presupuesto y la logística. La parte operativa trata de ejecutar el evento in situ y su transcurrir, y de velar que todo esté correcto y funcione a la perfección. La parte de evaluación es de vital importancia para evaluar el retorno de afluencia, el cumplimiento de los objetivos, la eficacia y ver posibles puntos fuertes y débiles para potenciar o mejorar en el supuesto de que haya otra edición o para nuevos eventos.

Centrarse en los asistentes es lo principal en el evento, al fin y al cabo se organiza para ellos, pero sólo en ellos es un error. Otros de los protagonistas, y  muy importantes, son los patrocinadores, sin ellos, posiblemente, no habría evento ya que son los que financian el mismo. Para ello hay que facilitarle en lo posible la consecución de los objetivos y contactar con ellos en la parte operativa. También son fundamentales las empresas que prestan los servicios, hay que establecer una buena relación con ellas puesto que también ayudan a la consecución de los mismos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To get the latest update of me and my works

>> <<